martes, 19 de enero de 2010

BIOGRAFIA

Héctor José Díaz nació en la ciudad de Azua de Compostela el 21 de Enero del año 1910. Locutor, escritor, declamador, trovador y poeta. Estrella que brillo con luz propia en el difícil y escabroso sendero del arte en la República Dominicana.

Desde su infancia en Azua, sus compueblanos oían con deleite, esa oratoria fácil y brillante que brotaba a raudales cual si fuera el Dios Apolo inspirado en el Olimpo.
Aún recuerdan los azuanos octogenarios, a este singular decidor de versos enseñoreado en las ventanas de beldades de su tierra, en la compañía de insignes trovadores hijos de Compostela, entre los cuales puedo citar al inolvidable Armando Pérez Hardy, al que tuve honor de conocer y tratar, al casarse con mi pariente Iluminada Caamaño con quien procreó una hermosa y ejemplar familia.
Héctor J. Díaz durante años, ha sido subestimado por quienes a base de falacias transforman los medios periodísticos, no en las fuentes para obtener informaciones fidedignas y enriquecedoras, sino en vulgares páginas alienantes al servicio de espurios intereses.
El bardo azuano con toda su grandeza, no figura en esas antologías contaminadas ex profeso por manejadores de opinión pública en los asuntos literarios y poéticos.
Apóstatas carentes de principios, claudicantes de vergüenzas que se postran cual lacayos, bajo el manto putrefacto de esa burguesía que reniega aceptar que Héctor J. Díaz no fue poeta por voluntad de las élites, ni se arrastró pedigüeño en busca de limosna.
Fue poeta por elección y voluntad de un pueblo identificado con esa elocuencia viril, con ese arte genuino que generoso regaba por doquier, memorizando sus poemas y cantando sus canciones.
Por encima de las mezquindades de la llamada aristocracia, las figuras de más renombre en el parnaso nacional fueron pródigas al emitir sus consideraciones sobre este genial sureño, romántico y bohemio.
Para Don Héctor Inchaustegui y Cabral, Fue un poeta fuerte y perdurable, que en parte tenia tinturas de poesía negroide y un ritmo inmejorable, donde prevalecía un estilo limpio, repletos de imágenes claras y llenas de vida.
Don Franklin Mieses Burgo decía de él lo siguiente “Poseía una personalidad única e inconfundible. La de no imitar a nadie. Razón por la cual, en su verso ágil y sonoro, jamás podremos encontrar el grillete mohoso del esclavo, ni mucho menos la humillante librea de un lacayismo bochornoso. El era él en él mismo.
Por su parte Don Juan Lockward el impertérrito Mago de la Media Voz, se pronunciaba de esta forma, Fue antes que nada poeta. Espontáneo, natural y de fácil estro; jovial e ingenioso a quien recuerdo siempre como ente inolvidable y un amigo insustituible.
El Periodista Miguel Ángel Peguero Hijo, fue la excepción al hablar Héctor J. Díaz, fue el último juglar dominicano, un juglar que arropó de amargura sus últimas canciones. Es de entonces que su verso, sencillo o desconsolado, apasionado o candoroso, irónico o tierno, deja escapar sin quererlo un acre aroma fúnebre, como esas rosas solitarias abiertas junto a una tumba.
Parte de su vida, la dedicó a la ingente tarea de impulsar la presentación de artistas en el interior del país, en una nueva faceta de su profunda sensibilidad.
Valiente y osado, amigo sincero a carta cabal. Decía lo que pensaba de frente, no sabía fingir ni mentir. Era cual fenómeno en una sociedad veleidosa.
Falleció:en la Ciudad de New York el 30 de Julio del 1950. Sus restos mortales descansan en el Panteón de los artistas en el Cementerio de la Avenida Máximo Gómez de la ciudad capital.
El amigo de siempre, compañero en orgiásticas serenatas; el Locutor Alfonso Martínez, realizó la recopilación de sus mejores poesías y las publicó como homenaje póstumo



Poema

Entre tu amor y mi amor
Clavó sus garras el orgullo
Pues como la hierba mala
Se sembró en mi corazón.

Por eso voy presintiendo
Y con penas voy llorando
Algo en mí se va muriendo
Algo en ti se está acabando.

No se hasta cuando seguiré queriendo
Ni con que fin te seguiré adorando,
Si vive el corazón adolorido
Y el alma de penal languideciendo.

Te he querido olvidar y no he podido
De nada vale mi valor de hombre
Pues hasta en el más mínimo latido,



Plegaria al Poeta Héctor J. Díaz

Fuiste la estrella del sur
Que iluminaste mi signo,
Alumbraste con tu luz
A través de la distancia.

Olvidarte no podré
Por que vives entre nosotros,
Con tus canciones y poesías
En las noches bohemias.


Fuiste el poeta intranquilo
Del licor y la guitarra,
Por un amor tú viviste,
Por ese amor te perdiste.

Nunca se olvida Héctor Díaz,
Tu poema Lo que Quiero,
Y aquel cantar, en tu lugar
Todo Te hizo inmortal.

MERENGUE ESCRITO POR HÉCTOR J. DIAZ: "MAL PELAO"

EL NEGRITO DEL BATEY

CASANDRO FORTUNA LEE POEMA DE HECTOR J. DIAZ